ODISEOS

A

SU PESAR

I'm a paragraph. Click here to add your own text and edit me. It’s easy. Just click “Edit Text” or double click me to add your own content and make changes to the font. 

  • Black Twitter Icon

En proceso

Llamadme Odiseo. No es mi nombre, por supuesto, pero podéis llamarme Odiseo. Al fin y al cabo soy Nadie. Ése es mi nombre. No soy ese personaje astuto al que cantó Homero y al que pensadores de la talla de Adorno y Horkheimer convirtieron en símbolo de la Ilustración como Modernidad. Tampoco mi viaje empezó para ir a guerra alguna. Todo lo contrario. Mi viaje es una huida sin horizonte. Es cierto que atrás quedan Penelopes y Telémacos. Es cierto que atrás queda algo que alguna vez fue hogar, mi hogar. ¿Volveré algún día?. Mi Odisea es una Odisea al revés. No voy, vengo. Huyo. Corro. Busco. Mi esperanza es sobrevivir. Mi presente se traduce en miradas hoscas, en gestos y palabras que me llaman extraño, extranjero, y que me marcan con el estigma de la raza de Caín. Soy Odiseo, el Nadie, nada. Y en mi odisea vuelta del revés me cruzo con vosotros que desearíais que fuera invisible. De hecho yo también desearía ser invisible a veces. Evitar el desprecio, el rechazo. 

Podría decir aquello de que soy un personaje en busca de un autor, de un Homero que me cante. Pero no soy un personaje. Soy una persona. Aunque tal vez... Sí, tal vez... Albert Camus decía que los mitos, para ser, necestian encarnarse. ¿Puedo ser yo la encarnadura del mítico Ulises?

Llamadme Odiseo. Y sí, claro que tengo que hacer frente a situaciones tan comprometidas como las del héroe homérico. También debo hiur de las sirenas. Fuerzas del orden que me ven como el virus que infecta. Y enfrentarme a Polifemos. Y... Sí, yo también corro desventuras. Pero aún no ha aparecido el Homero que me rescate de la nada.